Aproximación a la dislexia.

La dislexia es un trastorno de aprendizaje asociado a la lectura que se caracteriza por una serie de dificultades para reconocer de forma precisa y fluida palabras, por problemas de ortografía y, además, por una dificultad importante en la descodificación. Dichas dificultades tienen su origen en un déficit en el componente fonológico, mientras que otras funciones cognitivas se desarrollan con normalidad, y la instrucción en el aula en relación a la lectura es la correcta. Estos problemas en la lectura, tienen como consecuencia, a su vez, dificultades en la comprensión lectora, y una experiencia pobre, en general, con el lenguaje escrito, que provoca una falta de vocabulario e impiden su desarrollo adecuado.

Prevenir y detectar la dislexia | Blog de Mindic

La lectura en niños/as con dislexia se caracteriza por no estar automatizada, por no tener una velocidad adecuada (es decir, por ser lenta o muy lenta). Es, además, llevada a cabo con esfuerzo y está acompañada de errores (la precisión lectora no es la correcta, es decir, no se lee lo que pone). Todo ello, implica dificultades en la comprensión escrita. La dislexia, en definitiva, afecta, sobre todo, a la capacidad de un niño/a para reconocer o descodificar palabras.

 

Tipos de dislexia.

  • Dislexia de desarrollo. Este tipo de dislexia se produce durante el aprendizaje de la lectura.
  • Dislexia adquirida. Este tipo de dislexia surge a raíz de una enfermedad o un traumatismo, en personas que ya habían adquirido el proceso lector. Un ejemplo, podría ser una persona que haya sufrido un ICTUS o una Aneurisma y que, como consecuencia, entre otras, haya desarrollado problemas en la lectura.

 

Bases neurobiológicas y genéticas de la dislexia. 

Tal y como se ha mencionado anteriormente, la dislexia, tiene su origen en un déficit en el componente fonológico. De esta manera, la constatación de que las personas que sufren dislexia, presentan una disrupción en el hemisferio izquierdo posterior, en el parietal-temporal, en el occipital-temporal y en el giro frontal (todas áreas fundamentales en el procesamiento fonológico), refuerza la hipótesis de que los problemas de lectura son consecuencia de un déficit especifico en dicho procesamiento, tal y como apunta el estudio de Shaywitz, Lyon, y Shaywitz (2006).

Otros estudios constatan, por su parte, que tras la aplicación de un programa de intervención sobre aspectos fonológicos en niños/as con dislexia, éstos presentan una normalización en la activación de las áreas implicadas en el procesamiento fonológico (Shaywitz et al., 2004; Simos et al., 2002).

En cuanto a los estudios genéticos, diferentes investigaciones han demostrado que la dislexia tiene un carácter hereditario (Grigorenko, 2001; Scerri y Schulte-Körne, 2009). En este sentido, hay diferentes estudios que han encontrados genes susceptibles de estar implicados en el desarrollo de la dislexia como, por ejemplo, el de Cope, Harold, Hill et al. (2005). También se han encontrado cromosomas relacionados con la dislexia tal y como indica, por ejemplo, el estudio de Wigg et al. (2004).

 

Aspectos emocionales e influencia del ambiente sobre la dislexia. 

A pesar de la influencia neurobiológica sobre la dislexia, el ambiente, en este trastorno del aprendizaje, también presenta una gran importancia. Tanto es así, que la influencia del ambiente puede disminuir su incidencia. De hecho, las actividades de lectura compartida entre padres e hijos/as tienen una gran influencia en la creación del hábito y el interés por la lectura y en el desarrollo de ciertas habilidades lingüísticas necesarias para obtener un buen nivel lector.

Los beneficios de leer con nuestro hijo - PSISE

Muchos de los niños/as que presentan dislexia, tienen asociados también problemas a nivel socioemocional. De esta manera, se pueden observar en estos niños/as trastornos emocionales, como una baja autoestima, pensamientos negativos, inseguridad, ansiedad e incluso trastornos del estado de ánimo. Además, la dislexia, es la principal causa de falta de motivación en relación a las actividades escolares e incide de forma muy directa en el fracaso escolar.

Dislexia: dificultad en la lectura (1/2) | Guttmann Barcelona

 

Tipos de dislexia.

  • Dislexia fonológica. Este tipo de dislexia se caracteriza por dificultades en la ruta fonológica, quedando más preservada la ruta léxica. De esta manera, estos niños/as presentan dificultades en la conversión grafema-fonema. Por otra parte, al tener más preservada la ruta léxica, son capaces de leer palabras más frecuentes y familiares, ya que acceden a ellas por su significado. Un problema derivado de ello sería el uso excesivo de la ruta léxica y, por tanto, el cometer errores de paralexia visual (es decir, sustituir una palabra por otra que se asemeja visualmente). Así, estos niños/as tendrían más dificultades al leer las palabras menos frecuentes que las más frecuentes
  • Dislexia de superficie. En este caso, se da una dificultad o incapacidad para la lectura de palabras por la ruta léxica. De esta manera, los niños/as muestran dificultades para leer la palabra de forma global, y usan la descodificación segmental para leer cualquier palabra. La principal consecuencia de todo ello, es la lentitud, tanto para leer palabras frecuentes como poco frecuentes. Así, los niños/as leen aplicando las reglas de conversión grafema-fonema, sin tener ninguna influencia la familiaridad de la palabra.
  • Dislexia mixta. En este tipo de dislexia, se encuentran afectadas tanto la ruta fonológica como la ruta léxica, y se da una combinación de errores de la dislexia fonológica y también de la de superficie.

 

Referencias bibliográficas. 

Shaywitz, B. A., Lyon, G. R., y Shaywitz, S. E. (2006). The role of functional magnetic resonance imaging in understanding reading and dyslexia. Developmental Neuropsychology, 30, 613-632.

Shaywitz, B., Shaywitz, S., Blachman, B., Pugh, K., Fulbright, R., Skudlarski, P. et al. (2004). Development of left occipito-temporal systems for skilled Reading in children after a phonologically-based intervention. Biological Psychiatry, 55, 101-110.

Simos, P. G., Breier, J. I., Fletcher, J. M., Foorman, B. R., Castillo, E. M., y Papanicolaou, A.C. (2002). Brain mechanisms for reading words and pseudowords: An integrated approach. Cerebral Cortex, 12, 297-305.

Grigorenko, E. L. (2001). Developmental dyslexia: An update on genes, brains, and environments. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 42, 91-125.

Scerri, T. y Schulte-Körne, G. (2009). Genetics of developmental dyslexia. European Child & Adolescent Psychiatry, 19(3), 179-197.

Cope, N., Harold, D., Hill, G. et al. (2005). Strong Evidence That KIAA0319 on Chromosome 6p Is a Susceptibility Gene for Developmental Dyslexia. The American Journal of Human Genetics, 76, 581-591.

Wigg, K. G., Couto, J. M., Feng, Y., Anderson, B., Cate-Carter, T. D., Macciardi, F. et al. (2004). Support for EKN1 as the susceptibility locus for dyslexia on 15q21. Molecular Psychiatry, 9(12), 1111-1121.